Wednesday, November 14, 2007

Audiencia en el Congreso por el caso de Luis Posada Carriles

Granma International

La Habana, 14 de Noviembre de 2007

Por Gabriel Molina

Un subcomité del Congreso de Estados Unidos está tratando, hoy miércoles 14, el caso del terrorista Luis Posada Carriles, prófugo de la justicia venezolana por la voladura de un aparato de Cubana de Aviación en 1976 que produjo la muerte de sus 73 pasajeros y tripulantes.

El Subcomité de Organismos Internacionales, Derechos Humanos y Supervisión de la Cámara de Representantes, que preside el congresista William Delahunt, demócrata por Massachussets, conoce de la sesión convocada bajo el tema Garantías diplomáticas sobre la tortura: un estudio de por qué algunos son aceptados y otros rechazados.

''Vamos a indagar el comportamiento diferenciado del gobierno ante individuos detenidos por similares razones alrededor del mundo'', dijo Delahunt.

Agregó que el propósito de esta convocatoria es ''enviar un mensaje de credibilidad'' sobre el tratamiento al terrorismo internacional por parte de las instituciones de Estados Unidos. ''No es sostenible un trato diferente para individuos vinculados a actividades terroristas. No existen terroristas buenos y terroristas malos: el terrorismo es siempre condenable'', insistió Delahunt.

Los congresistas cubano americanos Iliana Ros Lehtinen y los hermanos Díaz Balart, quienes dirigieron las gestiones en Panamá para hacer que la señora Mireya Moscoso indultase a Posada en agosto del 2004, horas antes de terminar su período presidencial, asumirán su defensa ahora en la Cámara. Posada también había sido condenado en ese país cuando fue sorprendido preparando la voladura del paraninfo de la Universidad de la capital panameña, donde el presidente cubano Fidel Castro hablaría ante miles de estudiantes y profesores. La iniciativa de celebrar la audiencia surgió a mediados del año pasado. Pero cobró fuerza hace siete meses, el 19 de abril, cuando una corte de Texas lo dejó libre. Ahora se pasea por Miami.

En 1997, autores materiales de las explosiones ocurridas hace diez años en hoteles habaneros, que dejaron como saldo un turista italiano muerto, señalaron a Posada como el autor intelectual que les pagó para colocar bombas y sembrar el terror entre los turistas que visitan a Cuba, con intención de perjudicar al país caribeño de modo material y político.

Un jurado de instrucción en Nueva Jersey, supuestamente investiga las acusaciones, las cuales no han sido tomadas en cuenta por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que lo ha venido protegiendo. El Ministerio Público días antes presentó una débil apelación contra un fallo emitido el pasado 8 de mayo por la jueza federal Kathleen Cardone. Ese tribunal desestimó los ridículos cargos migratorios de la Fiscalía, pasando por altos las reconocidas fechorías de Posada.

La audiencia contará con la presencia de varios testigos, entre ellos Ann Louise Bardach, a quien Posada confesó en una entrevista en 1998 para The New York Times, su participación en la colocación de dichas bombas y en otros atentados terroristas. El diario El Nuevo Herald recordó cómo el pasado año Bardach reveló que la oficina del FBI en Miami había destruido evidencias sobre la participación de Posada en los atentados en Cuba en 1997.

Asimismo testificarán el historiador Peter Kornbluh, analista principal del Archivo de Seguridad Nacional, una entidad de la Universidad George Washington, que ha desclasificado documentos del FBI probatorios de las actividades terroristas de Posada la y Roseanne Nenninger, hermana de un joven guyanés que figura entre las 76 víctimas del atentado al avión cubano en aguas de Barbados.

Perteneciente al Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara, el subcomité presidido por Delahunt está integrado por otros siete representantes, entre ellos el republicano por Arizona Jeff Flake. Han invitado, también a testificar a Arturo Hernández, principal abogado de Posada, quien declaró que la audiencia pretende presionar al Departamento de Justicia para que actúe contra su cliente.

No comments: