Monday, March 23, 2009

¿HABLAMOS DE LOS QUE NOS DUELE?

Lissette Bustamante

Miami, 22 DE MARZO DE 2009

Hoy quisiera encontrar ESE lugar para reunirnos...

Hoy me habitan los recuerdos y me asombra que hoy por fin pude llorar... Llegué a pensar que mis lagrimales se habían secado por mi pasión al periodismo y por América, desde el norte hasta la Antártida... He visto tanto dolor, lo he vivido en primera persona; me ha permitido estar ante la realidad. Conflictos, guerras, asesinatos, poder, corrupción... Hoy agradezco haber podido entrar al mundo de los sufridos... Me metí hasta el borde de mis labios en la muerte como forma de vida... Y también fui dichosa, aunque tuviera que ver y oír ráfagas de sufrimiento...

Dicen que los periodistas que no se quedan con la primera impresión tienen cerebros muy raros... Y es que vamos como hormiguitas, juntando pedacito con pedacito...Y no me cansa mi oficio, más bien siento que el oficio se está acabando... Por eso cuesta cada día renovar las energías para seguir contando historias... Ben Bradlee decía que lo que hace a un buen reportero, es la "energía". Y se me agota la energía ante la censura que observo en los medios de nuestro entorno; me agotan las excusas y los silencios de los que TIENEN que cuidar sus puestos de trabajo porque si no formarán parte de ese grupo de excluidos y cuestionados por unos pocos que temen perder protagonismo y poder... Durante 50 años se han acumulado demasiados intereses, al punto de que para mucha gente la Cuba interna y externa es un gran negocio...

Hay quienes pensamos que el futuro se construye a partir de ideas, debates, planteamientos acerca de temas evidentes como la pobreza, la desigualdad social, las limitaciones para viajar con libertad, las condiciones para las reformas, el impacto de nuestra inserción como exilio en el proceso de cambios y el apoyo a la disidencia y movimientos sociales, son tantos los temas pendientes... Los problemas de Cuba se conocen hasta la saciedad, tal vez ya sea necesario no sólo estar al día en lo que nos falta, sino aportar y debatir sin miedos aquellas ideas que aseguren una plataforma creíble... La simplificación de la política normalmente asociada a un proceso creciente de personalización conlleva a una debilidad democrática que ya muchos viven... Nuestro ejercicio democrático y por ende político no sólo es insuficiente sino que está carente de ideas inclusivas… Dicho de otra manera, estamos tan enfrascados en la mitad media llena del vaso que olvidamos que el nutriente democrático básico es definir el vaso a partir de lo que falta y no de lo que se hizo... Al definir lo que falta, las demás debilidades políticas caerán por su propio peso... Nos desgastamos en los debates acerca del pasado versus el presente y en las diferencias generacionales... Así, las ideas, informaciones y estrategias quedan fuera... Mientras que la exclusión y descalificación entran a protagonizar una lógica perversa que algunos medios confunden con debate de ideas políticas… Pienso que no basta con tener una agenda clara con respecto a lo que falta a partir de un diagnóstico del país si no tenemos a la vez, una propuesta de futuro que implique algo más que palabras sin mayor contenido que el peso de la retórica. Se necesitan acciones concretas perceptibles para el ciudadano. A su vez, resulta complejo construir una agenda de futuro cuando las ideas se enfrentan sin llegar a un consenso... Y los medios de comunicación se ocultan en su afán informativo por la coyuntura de construir un día a día de confrontaciones, sin dejar salida o alternativa a quienes esperan una democracia con espacios de debate y creatividad suficientes para integrar propuestas e ideas innovadoras sin excluir al otro... Tenemos la oportunidad de incorporarnos como exilio al proceso de cambios en Cuba y en Estados Unidos, sin presiones ni imposiciones, ni para satisfacer a los lobbistas... Tenemos la capacidad de generar ideas y propuestas junto a los mecanismos adecuados para obtener el consenso una vez que se logre el debate popular sin gritos ni demagogia... No miremos hacia un lado cuando sabemos que en nuestro doloroso y atormentado exilio se imponen exclusiones muy parecidas a las que unos y otros hemos vivido en Cuba...

Estoy harta de exclusiones sólo por pensar diferente; estoy harta de que se impongan los extremos de uno y otro lado, sin espacios para una Tercera Vía... estoy harta de ese apartheid de opiniones, de pensamiento, que tanto daño ha causado en la historia cubana...

Propongo armar un barco al que unos le pongan el velamen, otros el figurón de proa, los remos, y las velas... Ya en el antiguo Egipto se le atribuía a la diosa Isis la invención del velamen cuando buscaba a su hijo... Estaba tan desesperada y apresurada en su zozobra que en su viaje de búsqueda elevó un palo en medio de la embarcación y colocó un lienzo o una vela capaz de recibir el viento... Y para los griegos fue Dédalo quien inventó la vela cuando tuvo que escapar del laberinto de Creta o Eolo, dios de los vientos...

Propongo analizar los factores que condicionan las exclusiones en nuestro entorno, aquí en Miami y donde sea… Sabemos muy bien lo que escasea en Cuba, pero creo que también es necesario mejorar nuestro entorno… Casi todos de una forma u otra tenemos cubiertas algunas necesidades fundamentales, entonces por qué no intentar mejorar el debate y colaborar en el abanico de opiniones que caracteriza a estos 50 años… Por qué apelar al insulto cada vez que alguien opina distinto a ti, a mí y a los otros... Ejemplos sobran… Pienso que el resentimiento no permite escuchar ni mirar; pienso que calificar de comunista a quien piensa distinto es sólo una simpleza porque a veces hay escasez de argumentos; pienso que regar la paranoia que todos cargamos por lo vivido es una mala estrategia que paraliza y asusta a los que nos escuchan y observan desde Cuba... No me refiero al Gobierno cubano, sino a la gente sencilla, a aquella persona que cada día trabaja y lucha por sobrevivir al desastre, que ha cumplido con lo necesario que exige el régimen para llevar su tragedia de vida sin las complicaciones que implica enfrentarse... Esa persona que ha buscado excusas para no comprometerse hasta las cejas...

Qué dirá, qué pensará cuándo ve el cruce de insultos y descalificaciones, cuando observa esa ansia por los ajustes de cuentas? Algunas personas llegan hasta a exclamar desde aquí que los cubanos en la isla tienen que rebelarse... Y pregunto: ¿Con qué moral? Si de una u otra forma nos fuimos, por las razones que sean, pero nos fuimos, ya no estamos...

Por qué pedir o exigir a otros lo que nosotros mismos no somos ni fuimos capaces de hacer?

Cada uno tiene su carga en sus espaldas, su historia de dolor, vejaciones y tristezas; somos un pueblo que sonríe para ocultar su dolor...

Pongamos velas de diferentes colores, que nos lleven a los puertos anhelados, a pesar de que unos más que otros saben muy bien que no siempre los vientos son favorables... Propongo mirar desde el futuro hacia el presente...

No comments: