Wednesday, June 25, 2008

Restrictions on Cuba travel imposed by Bush will be challenged in the U.S. House of Representatives (Report in Spanish)

Granma

GABRIEL MOLINA

Junio 25, 2008

La contienda electoral por la presidencia ha acelerado una pugna que se viene librando en Washington y Miami por las prohibiciones de viajes a Cuba. Esas controvertidas medidas tomadas por George W. Bush en el 2004, han devenido uno de los más importantes temas en el estado de Florida, donde el partido demócrata lo considera el reto principal en los comicios presidenciales de noviembre.

La agencia Reuters informó el miércoles 18 que un panel de la Cámara de Representantes había aprobado el día anterior a favor de dejar sin efecto esas prohibiciones, porque los cubanos residentes en Estados Unidos, podrán visitar a un rango mayor de parientes en su país de origen todos los años, en lugar de cada tres años como decretó Bush. Sin embargo, el asunto no es tan fácil pues, aunque la propia Reuters sitúa el problema en un contexto más realista al recordar que en el pasado reciente, similares medidas sobre el comercio y los viajes entre EE.UU., y Cuba han sido aprobadas en el Congreso, pero han quedado sin efecto o muy neutralizadas frente a la oposición del mandatario.

De ese modo W. complace al grupo cubano americano que reclama haberle posibilitado acceder a la presidencia y amenazaron con no respaldarlo en las elecciones del 2004 contra el demócrata Edward Kerry.

Este predominio cubano americano de Florida es el que desafía el partido demócrata para las elecciones de noviembre próximo, con las repudiadas prohibiciones como divisa. Retan no solo la presidencia, sino a la camarilla batistiana Lehtinen-Díaz Balart de la Cámara de Representantes, que ha hecho carrera tratando de aniquilar a la Revolución en la tierra que los vio nacer.

El representante José Serrano, presidente del panel del Comité de Apropiaciones, declaró al presentar el proyecto que la propuesta no es una concesión al Gobierno cubano, sino a los cubano americanos, que se mantienen reclamando su derecho de viajar a la Isla cuando deseen. Pero la iniciativa, como se sabe, debe ser discutida por el pleno de ambas cámaras. Aunque se apruebe, está sujeta al veto presidencial.

Serrano detalló las dificultades que existen ahora para visitar a parientes enfermos en Cuba y dijo que el proyecto permitiría también visitar a primos, sobrinos y tíos, a los cuales se les privó de ese derecho por Bush.

Asimismo, la propuesta pretende normalizar el comercio de productos agrícolas removiendo los obstáculos que fuerzan al pre pago de los embarques.

Un proyecto recién presentado por los legisladores estaduales de Florida, David Rivera, y Carey Baker, obligaría de ser aprobado a que "las compañías con licencia del Departamento de Estado para prestar servicios de viajes a Cuba y a cualquier otra nación terrorista", paguen un cargo de registro anual de 2 500 dólares y depositen una garantía de 300 000 dólares. Las compañías de viajes se quejan de que la medida incrementará sus costos, los obligará a defenderse de alegaciones infundadas de personas con motivos políticos y hará casi imposible para muchas familias limitadas económicamente costearse un viaje a la Isla.

Unas 120 familias cubanas y sus agentes de viajes le pidieron el miércoles último al gobernador Charlie Crist que vetara ese proyecto de ley que impondría las nuevas regulaciones más duras a las compañías.

"No hay nada en este proyecto de ley que te proteja como consumidor. Es básicamente una cacería de brujas de parte de personas con sus propias agendas políticas", dijo Tessie Aral de ABC Charters Travel en Miami, quien organizó la protesta en la capital estatal.

Sylvia Wilhelm, directora ejecutiva de Cuban American Commission for Family Rights, cree que el proyecto de ley es otro intento de año electoral de mostrarse "duro" con relación a Cuba. Pero agregó que la medida podría tener un efecto contrario este año pues cree que la mayoría de los cubano americanos quieren que se levanten las restricciones.

"Ningún gobierno tiene derecho a separar a las familias", dijo. "Lo único que las restricciones han logrado es crear problemas a la familia cubana. Nuestro grupo va a hacer campaña activa contra cualquier candidato que apoye las regulaciones que separan a las familias".

El periodista Álvaro Fernández representó a la Comisión Cubano Americana pro Derechos Familiares, invitado a hablar durante uno de tres paneles en una conferencia en Washington, D.C., auspiciada por el Centro para la Política Internacional, tenía como temas "Imperativas para una Nueva Política Hacia Cuba. Opiniones Cambiantes en la Comunidad Cubano americana". En ese panel hablaron Alfredo Durán, del Comité Cubano para la Democracia; Joe García, director del Partido Demócrata de Miami-Dade y candidato a enfrentar a uno de los Díaz- Balart, así como Antonio Zamora, del Foro Legal EE.UU.-Cuba.

"Probablemente el aspecto más interesante de nuestro panel fue que, aunque nosotros cuatro tenemos ideas diferentes en cuanto a Cuba, todos estuvimos de acuerdo en lo siguiente: la crueldad de las restricciones que limitan los viajes familiares a Cuba, además del estado de cosas en este país, bien señalaría la posibilidad de un cambio político en Miami...—expresó Fernández—. En EE.UU., la política sobre Cuba es local y fácil de identificar. Es fabricada en Miami y podemos darle tres nombres: Lincoln Díaz-Balart, Ileana Ross-Lehtinen y Mario Díaz-Balart. Mi premisa fue simple y ya la he mencionado: saquemos de Miami a uno, dos o a los tres congresistas del sur de Florida y la política EE.UU.-Cuba que existe comenzará a desmadejarse".

Advirtió sobre un comité de acción política (PAC) anticubano que reparte contribuciones de campaña. Denunció cómo recientemente fueron repartidos más de 300 000 dólares, dedicados a comprar legisladores demócratas recién llegados al Congreso, que se conforman con unos pocos miles de dólares, distribuidos por Debbie Wasserman Schultz, una congresista demócrata del sur de Florida.

"En el tema de Cuba —dijo—, la derrota en las urnas de por lo menos una de esas tres personas podría causar un cambio enorme. Y Miami nunca más sería la misma ciudad. El hecho es que no se pierde nada con probarlo".

Mientras tanto, Bush sigue dando muestras de su concepción unilateralmente hegemónica. No cree en la soberanía ni siquiera de sus aliados europeos, a pesar del gran desprestigio que sus políticas y otras arrogancias le han granjeado en el mundo y en el propio Estados Unidos.

El diario londinense The Guardian dio a conocer que varios empresarios ingleses, fueron conminados a cortar los negocios que tienen con Cuba o a retirar sus cuentas de Lloyds TSB. Esa institución escribió a sus clientes diciéndoles que deben mover sus cuentas a otro banco, "aparentemente amenazados por el gobierno de Estados Unidos, el cual ha dicho que procesará a cualquier empresa que tenga alguna sucursal en territorio norteamericano y a la vez sostenga negocios con Cuba".

La firma Queenswood Natural Foods Company, de Bridgwater, Somerset, recibió una de las cartas en la que se le comunicó que Lloyds no autorizaría más pagos de la compañía para comprar azúcar a Cuba. Otra misiva de Lloyds TSB fue a una empresa inglesa que ha importado habanos de la Isla, desde hace nada menos que un siglo, la conminaba a buscar otras alternativas de bancos para realizar sus pagos al pequeño país caribeño.

La embajada cubana criticó al banco y dijo al diario que la acción forma parte de la ilegal guerra económica a nivel mundial, que Estados Unidos incrementa en los últimos años de Bush con esas presiones a los negocios y las finanzas, que encolerizan a los empresarios. Pero estos prefieren buscar otros bancos. The Guardian apuntó que ellos saben que no se trata de un asunto ideológico, pues comercian sin problemas con China y Vietnam. Un vocero de Lloyds declinó contestar las preguntas del diario.

El parlamentario laborista Ian Gibson condenó la actitud de Lloyds y dijo que promoverá acciones contra esta vengativa campaña.

Durante la reunión de la UE sobre Cuba en Luxemburgo, las presiones teleguiadas por Washington tuvieron en vilo a los observadores.

Algunos conocedores de la actualidad política en Estados Unidos advertían a los europeos que corrían el peligro de llegar tarde a admitir la realidad. challenge

En efecto, hace tiempo hemos notado que los europeos podrían quedar colgados de la brocha si siguen en la onda miamense de Manuel Aznar.

Los daños de estos días en Mississippi, los aumentos en el precio de la gasolina, muestran que las políticas de Bush, incluso las del medio ambiente y la guerra, están en crisis en el mundo y en su propio país.

-----

JG: U.S. Senator Barack Obama should use his influence as leader and presumptive presidential nominee of the Democratic Party to make sure that the infamous Gang of 66 of Debbie 'Dubbya' Wasserman Schultz and James Clyburn is stopped from torpedoing the reforms on travel to Cuba.

2 comments:

Té la mà Maria - Reus said...

un cubano con problemas, pero puede salir de su pais, un nordamericano no puede ir a Cuba, que pais es mas libre ?

saludos

Cuba Journal said...

Tienes razon y la respuesta es obvia: Cuba.

Hay ciertos derechos en Cuba que no existen en los Estados Unidos. Por ejemplo: en este pais el gobierno no hace nado por aquellos ciudadanos que, por diferentes razones o problemas no tienen un techo bajo el cual dormir.

En Cuba, no hay ciudadanos durmiendo en las calles.

En los Estdaos Unidos, hay 47 millones de personas que no tienen seguro de salud publica. En Cuba, la ayuda medica, al igual que la educion, es gratuita, pues tiene un gobierno, que aunque imperfecto, se preocupa mucho por el bienestar de sus ciudadanos.

Saludos a todos en Reus.